Difunde tu trabajo científico en la red y consigue más citas

 

 

 

Las publicaciones del mundo académico no están tan aisladas como puede pensar y la red es la vía más común para llegar a ellas. Por lo tanto es importante conocer ciertas cuestiones que hacen que un artículo se vea más que otros, es lo que se llama Academic Search Engine Optimization (ASEO) y que se diferencia del simple Search Engine Optimization (SEO) de las webs y otros productos de la red. Ya he escrito sobre el tema de optimizar artículos científicos para que difundirlos en la red,  en mi entrada sobre “cómo escribir un artículo científico“, pero vuelvo a insistir porque yo creo que todavía sigue siendo una asignatura pendiente para algunos autores académicos.

 

Para promover un escrito académico en la red hay que trabajar tanto algunas cuestiones internas de la propia publicación como otras cuestiones de difusión en redes sociales o sitios webs o blogs que hay que utilizar también. Un ejemplo de ASEO es el trabajo del Grupo Nature, en el top de las publicaciones académicas

Hace años los científicos llegaban a los artículos académicos ojeando las revistas, pero ahora, aunque esa práctica sigue existiendo, a los artículos académicos se llega principalmente por búsqueda de términos en las bases de datos especializadas, por alertas que se han creado a de esos términos, por algo tan simple como la búsqueda en Google (académico o no académico), porque algún otro académico lo ha citado en sus artículos, o se relaciona su artículo con el otro, o porque se ha mencionado y recomendado a través de redes sociales académicas o generales. Así que vamos por partes:

Los artículos científicos que se publican en revistas electrónicas o en papel acaban siendo citados y recogidos en la red. En España tenemos el caso bien conocido de Dialnet, de las bases de datos del CSIC, de UCM y de UB. En el mundo científico internacional tenemos las bases de datos de Scopus, WOK, Science Direct y Google Scholar, por ejemplo. Hay veces que las bases de datos especializadas temáticamente tienen un uso tan importante como las generales, es el caso de PubMed o de SciFinder, por ejemplo. No todas esas base de datos son de acceso gratuito, y muchas veces el acceso desde fuera de las instituciones académicas es complicado. Por eso se acaba utilizando Google Scholar o simplemente Google.

Si el artículo está solamente en papel, al menos el título, las palabras clave, el autor y el resumen están indexados en las bases de datos como se ve en ejemplo anterior.  Puede ocurrir lo mismo en el caso de artículos científicos electrónicos de pago, aunque a veces, incluso siendo de pago, su contenido completo puede verse indexado como ocurre en JSTOR, aunque nosotros no podamos ver al final el texto completo.

Por lo tanto es indispensable que  en la estructura de un artículo académico requiere que optimicemos sus apartados, especialmente aquellos que más se utilizan en las bases bibliográficas: Título, Resumen, Palabras Clave, Autoría . Es algo que ya muchos autores académicos conocen pero conviene repetirlo:

  • El título, aunque sea especializado, debe contener los términos más comunes dentro de la terminología científica, porque así será recuperado más fácilmente en la búsquedas. Si se pueden evitar las fórmulas, mejor, pero no siempre es posible
  • El resumen debe contener las palabras del título y otras similares para dar lugar a que se recupere con otros términos sinónimos o cercanos a los del título. Y debe ser un buen resumen, claro, conciso y ajustado al contenido
  • Entre las palabras clave deben estar las del título y algunas del resumen.  La repetición de términos esenciales del artículo es importante porque una opción de los resultados de las búsquedas es la “relevancia” (o cuantas veces se repite el término buscado), así que si una palabra clave aparece varias veces y es el término buscado, la relevancia hará que nuestro artículo aparezca entre los primero resultados
  • En el artículo la introducción y la conclusión final son importantes, es algo que aparecerá reflejado en muchos lugares de la red, y es lo que muchos leerán principalmente.  Y por supuesto el artículo debe contener varias veces en distintos párrafos las palabras del título y las palabras clave.
  • ¿Qué artículos y obras se citan? Las citas son importantes, porque muchas veces pueden atraer lectores que ante un artículo importante miran a ver quienes los han citado. No se trata de citar por citar, pero sí de escoger bien las fuentes. Es conveniente que tengan actualidad.
  • La autoría debe reflejar la identidad de las personas participantes en el artículo sin lugar a dudas. Por lo tanto Nombre y Apellidos (utilizar guiones si es necesario para que el segundo apellido no provoque problemas), si tenemos identificador ORCID conviene ponerlo, y afiliación académica muy clara. La autoría debe mantenerse siempre igual, excepto cuando haya que cambiar la afiliación.

Si tenemos el artículo perfecto, y bien estructurado, redactado con todo lo anterior no debemos pensar que eso es suficiente. Eso hará que se encuentre fácilmente en las bases de datos académicas, especialmente si vamos consiguiendo citas o si en el trabajo participan varios autores y tiene más seguimiento. Sin embargo, insisto en que muchas personas del mundo académico utilizan también redes sociales y el simple buscador de Google. Y, por lo general, las revistas científicas forman parte de ese internet invisible al que Google no llega. Así que hay que hacer que llegue a nuestro artículo hablando de él, o del tema y citando el artículo en sitios webs, en blogs o en redes sociales académicas o no académicas. Todo Prestamos y Finanzas en tiempos de crisis

 

  • Los blogs, los sitios webs son bien rastreados por Google y no cuesta mucho hacer una pequeña reseña del trabajo académico, con las palabras clave esenciales y un enlace al trabajo. Pero la mayoría de los autores académicos no tiene ni blogs, ni webs. ¡Aunque seguro que sí lo tiene su departamento! Un consejo: participa en blogs, webs colectivas acdémicas o de divulgación científica, que traten de la temática en la que trabajas.
  • Las redes sociales son lugares importantes para difundir los trabajos, especialmente las redes sociales académicas como ResearchGate o Academia.edu. Participar en ellas es muy importante, darse de alta en grupos temáticos que nos interesen, participar en debates. Todo ello hará que nuestro nombre sea conocido y que otros científicos nos sigan. Cuando comentes en ellas que has publicado un trabajo académico, algunos o muchos irán a mirarlo ¡Seguro!

  • Y como mínimo escribir un tweet anunciando la publicación y enlazando no me parece que sea un trabajo excesivo ¡Y dará algún resultado!. Ahora bien para que de resultado es necesario participar en Twitter en temas de tu estudio, escoger bien a quien sigues y publicar más cosas que las que tu haces. Y tener constancia. Sólo así tendrás un número de seguidores en aumento.

 

Difunde tu trabajo científico en la red y consigue más citas

Difunde tu trabajo científico en la red y consigue más citas

Las publicaciones del mundo académico no están tan aisladas como puede pensar y la red es la vía más común para llegar a ellas. Por lo tanto es importante

librosgratis

es

https://images.correotemporalgratis.es/infobiblio.es/1220/dbmicrodb1-librosgratis-difunde-tu-trabajo-cientifico-en-la-red-y-consigue-mas-citas-3790-0.jpg

2021-03-27

 

Difunde tu trabajo científico en la red y consigue más citas
Difunde tu trabajo científico en la red y consigue más citas

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en /difunde-tu-trabajo-cientifico-en-la-red-y-consigue-mas-citas/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20